lunes, 5 de diciembre de 2016

El chancho

Hoy a la madrugada esperaba el colectivo en la esquina. En la parada estaba el inspector de la línea 12. Un barrendero se le acercó, se sacó los guantes y le dio la mano. Buen día, buen día, jefe. Una chica que llegaba para hacer la fila, levantó el brazo y lo saludó. Buen día, buen día, chica. Cuando llegó el bondi, el colectivero le gritó, ¡Maestro, buen día! Buen día. 
Qué lindas son las estrellas de Balvanera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario