lunes, 5 de diciembre de 2016

Ir y volver

Hace poco escuché, o leí, que una escritora decía sentir "una niña llorando".
No se refería a una alucinación acústica.
Lo decía en el sentido de tener algo adentro que no encontraba sosiego.
Tal vez por eso, cuando estamos nerviosos, nos mecemos en una silla.
Para calmar al bicho de la infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario