jueves, 15 de diciembre de 2016

Senegalés

Acabo de ver a un muchacho negro-negro. 
Ni marrón ni azulado, negro. 
Y toda la luz que absorbía su piel absolutamente negra, le salía por los ojos y los dientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario