lunes, 5 de diciembre de 2016

Flotamos

Algunas veces, en natación, una chica le dice a otra, ¡qué buena malla! Y la chica en cuestión apoya su mano en la cintura, se acaricia el diafragma, saca pecho, estira las piernas y responde: ¿viste?
Otras veces, como hoy, que van las jubiladas a hacer acquagym, una vieja le dice a otra, ¡qué buena malla! Y la viejita en cuestión tira las rodillas hacia atrás, se inclina un poco, saca panza, agarra con dos dedos un pedazo de malla, lo estira como a un elástico haciendo que suene sobre su cuero, y responde: ¿viste?

No hay comentarios:

Publicar un comentario