jueves, 2 de febrero de 2017

El conejo de la luna

Estoy frente a una ventana y detrás veo un árbol esquelético contra un cielo negro.
Una estrella trepa por una rama. Pero quizá esa estrella se haya apagado hace miles de años. 
No la estoy viendo, ni la estoy soñando. Sencillamente es un reflejo intenso subido a la velocidad de la luz.
¿Y esas otras estrellas más allá de la rama? ¿Esas también estarán muertas?
Ahora que mi retina se acostumbra a la oscuridad, las veo mejor.
Constelaciones. Nubes de estrellas que forman figuras.
Una cruz. Una flecha. Un barrilete. Un flaco estirado. Un pato salvaje.
Es casi un milagro, pero el pato se balancea.
Y la vida se llena de ilusiones otra vez.

5 comentarios: